logo

Temás de interés para el consumidor >> Suministro eléctrico

 

El contrato

El servicio de suministro de electricidad se formaliza en un documento escrito por la empresa suministradora y el usuario y establece las condiciones del contrato, es decir, los derechos y obligaciones de ambas partes.

Para realizar el contrato se han de tener las instalaciones adecuadas y presentar los documentos que se requieran (D.N.I., Boletín de instalación suscrito por un instalador autorizado y cédula de habitabilidad, esencialmente).

Desde el uno de enero de 2003, todos los consumidores pueden escoger con quien contratar ya que el mercado de la energía se ha liberalizado. Existen dos opciones:

  • Contratar a tarifa. Es el que existía antes de la liberalización y está regulado con precios sujetos a las tarifas vigentes que cada año aprueba la Administración.

  • Contratar a libre mercado. Se pacta el precio con la compañía suministradora.

En el caso de la contratación a tarifa hay que tener en cuenta:

  • La potencia contratada consta de una póliza de abono, según las necesidades particulares, la cual se puede modificar una vez al año.

  • La empresa eléctrica puede exigir un depósito de garantía en el momento de contratar que será devuelto en caso de resolución.

  • La duración del contrato es anual y se prorroga por años.

  • Las empresas eléctricas podrán negarse a efectuar una contratación si el solicitante ha sido declarado deudor de otra compañía por sentencia judicial siempre que no haya justificado después el pago de la deuda y esta fuera superior a 150 euros o si las instalaciones del inmueble no reúnen los requisitos de seguridad exigibles.

El contrato a libre mercado es un contrato privado y como tal ha de contener todos los acuerdos a que se haya llegado con la compañía pero como mínimo habrán de contener los siguientes conceptos:

  • Duración del contrato (mínimo un año).

  • Condiciones económicas de la energía que se consumirá: precio, descuentos, etc.

  • Los servicios que tiene derecho a recibir el consumidor.

Para comprobar si realmente interesa utilizar una u otra modalidad, se ha de comparar el precio que se pagaba por tarifa durante el año anterior y lo que se pagará si se contrata a libre mercado. En ningún caso, precipitarse ante una propuesta de cambio.

El contador

El contador es el aparato que conecta la empresa a la instalación del abonado con el fin de medir la energía consumida. El abonado tiene derecho a que por el organismo público competente en materia de energía verifique el funcionamiento correcto del aparato de medida.

El contador puede ser propiedad del usuario o estar alquilado a la compañía suministradora. Los contadores están precintados y sólo pueden ser alterados o manipulados por la compañía. Si es alquilado, el mantenimiento correrá a cargo del prestador del servicio y del titular, en caso de que sea de su propiedad.

Las reparaciones o modificaciones de la acometida, así como su conservación, serán con cargo y por cuenta de la empresa suministradora. El usuario, por su parte, deberá reparar las averías que se produzcan desde su contador hasta los aparatos receptores.

Calidad del servicio

Las compañías han de suministrar la energía con unas garantías de calidad: continuidad del suministro (que no hayan continuos cortes), calidad de la energía (relativa a las ondas de tensión) y calidad en la atención al cliente.

Las compañías tienen una clasificación de las zonas en urbanas, semiurbanas, zonas rurales concentradas y zonas rurales dispersas. La calidad del suministro va determinada por el número y la duración de las interrupciones, que pueden ser programadas e imprevistas.

En caso de incumplimiento de los niveles de calidad, la compañía debe hacer un descuento.

Las tarifas

Son aprobadas por el Gobierno Español y se publican en el Boletín Oficial del Estado.

La factura

Cada cuatro meses se hace una lectura del contador que puede ser de propiedad o de alquiler.
Las facturas se expiden cada dos meses e incluyen los siguientes conceptos:

  • Consumo en kWh obtenido de la lectura del contador.

  • La cuota fija que depende de la potencia contratada. Se obtiene multiplicando la potencia contratada en kWh por el número de meses y el precio del kW al mes.

  • Electricidad consumida. Se obtiene multiplicando el consumo kWh por el precio del kWh

  • Impuesto sobre electricidad e IVA (16 %)

  • Alquiler del contador, en su caso.

El consumidor ha de pagar la factura en los veinte días posteriores a su emisión.

Suspensión del suministro

La compañía eléctrica puede cortar el suministro eléctrico para permitir la ejecución de trabajos programados en la red, siempre que los comunique a los usuarios con una antelación de 48 horas. Esta comunicación se hará de manera individual (a ciertos consumidores) o mediante carteles anunciadores y anuncios en los dos medios de comunicación escritos de mayor difusión de la comarca. En cualquier caso, se debe explicar detalladamente el trabajo a efectuar.

La compañía no puede superar veinte cortes de duración menor a un minuto en zonas urbanas y cuarenta en zonas semiurbanas.

En el supuesto de que el prestador del servicio de suministro no cumpla con la continuidad del suministro y haga cortes de luz sin avisar, existe a los usuarios el derecho a que se le aplique unos descuentos, contemplados en la normativa, que variaran en función de la duración de la interrupción y del número de interrupciones.

Resolución del contrato

En los siguientes supuestos:

  • Impago de las facturas durante más de dos meses desde la fecha de suspensión del servicio.

  • Fraude.

  • No permitir la entrada en días hábiles al personal autorizado de la compañía.

  • Negligencia en la custodia de los equipos de medida y control.

Para la resolución del contrato es necesario que el motivo de la resolución esté acreditado documentalmente y que se haya notificado fehacientemente.

Verificación de las instalaciones

Se puede solicitar la verificación del contador cuando se hagan modificaciones de los contratos de baja tensión a fin de acreditar el correcto funcionamiento. Asimismo, cuando se presuma un mal funcionamiento del contador (facturas excesivas).

En el supuesto de que se verificara un deficiente funcionamiento del contador, la compañía eléctrica debe hacer una refacturación.

Reclamaciones

Los servicios de atención al público de las compañías están obligados a disponer de hojas de reclamaciones a disposición de los clientes.

La competencia para resolver las reclamaciones y discrepancias corresponde al organismo de la Generalitat Valenciana, competente en materia de energía y de instalaciones eléctricas.

Recomendaciones

  • La liberalización del mercado energético supone el poder contratar a Tarifa (precio fijado) o a libre mercado (precio pactado). Es necesario hacer un estudio de las ventajas e inconvenientes de una y otra para tomar una decisión del tipo de contratación.

  • Es imprescindible solicitar el contrato escrito. En él se recogen los derechos y obligaciones de los contratantes.

  • Para obtener la potencia óptima a contratar, es necesario sumar las potencias de los electrodomésticos de utilización simultánea de mayor consumo (lavadora, lavavajillas, estufas, aire acondicionado, etc.) siendo este cálculo meramente orientativo:

    • Alumbrado doméstico: de 600 a 1.000 watios/hora
    • Aspirador: 500 watios/hora
    • Plancha: 750 watios/hora
    • Televisión: 200 watios/hora
    • Frigorífico: 250 watios/hora
    • Lavadora: 2.500 watios/hora
    • Lavavajillas: 3.000 watios/hora
    • Cocina eléctrica: 5.000 watios/hora
    • Horno electico: 2000 watios/hora
    • Estufa: 1000 watios/hora

© 2021 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías